Venezuela hosting

Bancamiga, el Sistema y Unicef se unen en “una sola voz”

bancamiga

Caracas, 18/02/2016.- Como parte de la alianza que Bancamiga y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) mantienen en beneficio de la infancia venezolana, han iniciado en 2016 el proyecto “La Música de tu Voz”, que permite a niños, adolescentes, sus padres y a los docentes del sistema nacional de orquestas sinfónicas de Venezuela, recibir instrucción sobre los derechos de los niños.

La semana pasada una representación de Bancamiga acudió hasta la Casa Borges, una hermosa quinta en el municipio Sucre del estado Miranda, que sirve de taller para los niños del Núcleo Julián Blanco del Sistema de orquestas y que atiende a 280 pequeños del casco de Petare y La Dolorita. Allí se pudo evidenciar la importancia de este ciclo de charlas que en una primera fase se efectúa en Distrito Capital, Miranda, Guárico, Cojedes, Táchira y Zulia.

Gipsy Gómez, presidenta de la Asociación Vida y Luz, coordinadora del grupo de facilitadores, explicó que como consecuencia del proceso de instrucción se experimentan cambios importantes en la percepción de los niños y sus padres. “En el caso de los niños se sienten felices de ejercer sus derechos,  de que se les permita hablar y reconocerse como personas independientes”, explicó.

En el caso de los profesores del Sistema, quienes reciben también la instrucción, incorporan la información que reciben como parte de su plan de adiestramiento a los niños, añadió.

Por su parte, la profesora Yuraima Albornoz, directora del Núcleo Julián Blanco, agradeció a Unicef y a Bancamiga “por todo el apoyo brindado para esta importante iniciativa”.

Como parte de sus programas de Responsabilidad Social Empresarial, Bancamiga respalda la labor de Unicef en otras  áreas, como en la organización de la carrera y caminata por el Buen Trato, que busca concienciar sobre el derecho de los niños a una vida libre de violencia. Además, la entidad financiera respalda la labor de Tatuando Sonrisas, una fundación que se dedica  a atender a niños de bajos recursos que hayan sido víctimas de quemaduras para mitigar sus cicatrices con tratamientos de láser.