El intercambio de datos en línea puede costarle el trabajo y hasta su matrimonio

Según un estudio realizado por Kaspersky Lab, las personas siguen compartiendo información privada de manera descuidada a través de Internet en situaciones riesgosas. El 28% de las personas comparte datos confidenciales por accidente y el 16% revela secretos de manera voluntaria acerca de sí mismos– a pesar de que la información compartida en línea les puede costar una relación amorosa o el trabajo.

La encuesta, que se realizó en cooperación con B2B International, sondeó a más de 12,000 personas en todo el mundo y encontró que muchas corren el riesgo de compartir datos personales a través de canales de comunicación en línea. Esto podría incluir: una foto de sí mismos (45%), detalles de sus contactos (42%), una foto de otra persona (32%), detalles personales sensibles (30%) y datos relacionados con el trabajo (20%). Además, y potencialmente más grave aún, una de cada seis personas ha compartido un secreto sobre sí mismos (16%), mientras que el 9% ha comunicado información privada de otra persona y el 8% ha compartido detalles financieros confidenciales.

Esto a pesar de que la mitad está profundamente preocupada por el impacto perjudicial que pudiera tener si dicha información se hiciese pública– tanto en términos de pérdida financiera y de angustia emocional. Una tercera parte estaba preocupada de que podría dañar sus relaciones personales, avergonzar u ofender a alguien, y una sexta parte (15%), tenía miedo de que pudiera hacerle daño a su carrera.

Este nivel de preocupación se justifica a menudo. El 28% de los encuestados admitió que ha compartido de manera accidental datos confidenciales y uno de cada diez ha sufrido como consecuencia de ello. De los que sufrieron, las consecuencias incluyen la pérdida de amigos (20%), la intimidación (17%), pérdidas financieras (15%), el fin de una relación (13%) y el ser despedidos de su trabajo (13%).

Sin embargo, el 13% todavía no toma ninguna precaución para mantener sus actividades en línea e información segura, y sólo cuatro de cada diez (43% ) mantienen la interacción con la familia y amigos separada de otra actividad y solo el 39% revisa todos los mensajes y publicaciones antes de enviarlos. Una cuarta parte trata de evitar el envío o intercambio de información cuando ha bebido algo, y un 29% de los que se sienten culpables opta por borrar a toda prisa su historial de Internet después de haber compartido algo, medida que es ineficaz.

Al comentar sobre los hallazgos, David Emm, Investigador Principal de Seguridad en Kaspersky Lab dijo, “Muchos consumidores siguen luchando para traducir la conciencia del riesgo a la precaución cuando se trata de la actividad en línea. Con tantos dispositivos y canales en línea a nuestro alcance, nunca había sido más fácil enviar un mensaje sin vigilancia o compartir accidentalmente información con las personas equivocadas. Si no tiene suficiente conocimiento cibernético, y no tiene las garantías de seguridad y privacidad adecuadas en su lugar, se podría quedar con amistades y carreras destrozadas. Una vez algo está en línea, se quedara ahí para siempre– por lo que en caso de duda, guárdeselo para sí mismo”.