La compañía debió remplazar a sus máximos ejecutivos cuatro veces en los últimos tres años y no logra remontar