Antes y después: Twitter ¿Pasión, adicción o pasatiempo?

Por: Jorge Berrueta R. / CNP 16.146

La alarma del reloj comienza a sonar, son las seis y treinta minutos de la mañana, típico día rutinario para salir a trabajar; no sientes las fuerzas necesarias para hacerlo pero si las tienes para encender el celular y descubrir que tienes 421 alertas; ¡es algo increíble! ¿verdad?  Pues es así, todas esas alertas son mensajes dejados por nuevos amigos que fueron surgiendo en la web y que han transformado tu vida por tan solo tener una cuenta twitter.

Anterior a twitter podías despertar, levantarte y entrar a la ducha tranquilamente sin que nada te preocupara, para luego disfrutar del café de la mañana y salir corriendo por las congestionadas calles de la ciudad a comerte el mundo.

Ahora te sientas frente a la computadora, miras a tu alrededor para evitar que te descubran y en 140 caracteres le manifiestas a la comunidad Twitterland www.twittlatino.com/diccionario que llegaste a tu sitio de trabajo, que tu jefe ya comenzó a molestarte con una gran carga de asignaciones y quieres salir corriendo de la oficina; lo único que te tranquiliza es que lograste drenar esa energía en pocas palabras sin importarte quien o quienes pudieron leerlas.

Un día después de hacer Twitter OFF a las 3 de la mañana y que llevas 2 semanas con ese ritmo, te das cuenta que algo está pasando en tu vida, que no duermes los suficiente y no sabes como controlar lo que ocurre, quieres ayuda pero no sabes a quien acudir para tratar esta necesidad imperiosa por mantenerte conectado.

Una solución práctica sería eliminar la cuenta y retomar tu estilo de vida pero te das cuenta que esa no es la solución, quieres reducir tu tiempo en el mundo 2.0 y estar contento por mantenerte informado de lo que ocurre en ese espacio.

De acuerdo a RESTAR http://www.netaddictionrecovery.com un instituto para el manejo a las adicciones de internet y video juegos ubicado en Estados Unidos, convirtiéndose en el primer centro de este tipo en la nación norteamericana; los síntomas para reconocer este tipo de apegos son más fáciles de detectar de lo que muchos creen.

Para la doctora Hilarie Cash, PHD del Servicio para las adicciones de Internet y Computadoras de RESTAR, los síntomas van desde:

  • Mayor cantidad de tiempo haciendo actividades en la computadora.
  • Incremento en los niveles de euforia mientras desarrollas tus actividades en la computadora.
  • Anhelar más tiempo de uso del internet y la computadora.
  • Descuido a familiares y amigos.
  • Sensación de agitado cuando no estás enganchado a la computadora.
  • Cuando eres deshonesto con otros por el uso de la computadora.
  • Cuando el uso de la computadora interfiere en tu trabajo y/o escuela.
  • Cambios en los patrones del sueño.
  • Aumento o pérdida de peso.
  • Dolores de Cabeza, espalda o del túnel carpiano
  • Retirarse de otras actividades agradables.

Estos síntomas que para ti pueden ser normales, determinan tu adicción al uso excesivo de la computadora y el internet. Si bien la adicción a internet no es nada nuevo entre los temas médicos, el aspecto socio cultural que genera el uso de herramientas como el Messenger, Gtalk, Facebook, LikedIn, Hi5, MySpace y pare usted de contar cuantas redes sociales aparezcan es la disminución a sociabilizar frente a frente con otras personas, algo que es completamente contradictorio a las redes sociales.

Hay quienes piensan que tener 1700 amigos en el Facebook y 610 seguidores en el twitter puede ser lo más importante del mundo, pues a mi criterio personal, no lo es; reconozco que soy una persona como ustedes que día a día busco estar más conectado para obtener mayor cantidad de información de todos los rincones del mundo, pero tomando en cuenta que estas herramientas pueden servir como entretenimiento o simples fórmulas para el trabajo diario.

Lo más importante, es saber reconocer cuando algo está afectando tu ritmo de vida, debes buscar la ayuda calificada y recuerda es mejor tener un amigo 1.0 que tener millones de amigos 2.0 y a la final sentirse solo.

Relacionados

Deja un comentario