Salud: Día Mundial de la Fibromialgia 12 de mayo

La Fibromialgia es una enfermedad reumática caracterizada, además de dolor crónico generalizado, por la presencia de 11 de 18 puntos dolorosos específicos a la palpación intencionada por el médico. Suele acompañarse de trastornos en el sueño, rigidez, tensión y de fatiga, además de ciertos padecimientos emocionales como ansiedad o depresión. Ha sido detectada en todos los grupos de edad, aunque afecta principalmente a mujeres entre 40 y 50 años. Se trata de un problema de salud que produce un fuerte impacto social sin distinción de clase.

Sobre la Fibromalgia

¿Qué es?

La Fibromialgia es una de las causas más comunes de dolor crónico y se caracteriza por la presencia de dolor intenso en algunos puntos del cuerpo, rigidez y fatiga, así como trastornos del sueño. No se presentan inflamación ni alteraciones físicas u otras anormalidades en exámenes de laboratorio.1 El diagnóstico se realiza con base en los criterios del Colegio Americano de Reumatología (ACR), con los cuales el médico evalúa la presencia de dolor en 18 puntos específicos del cuerpo al aplicar presión y debe existir dolor generalizado con duración de al menos 3 meses en distintas regiones del cuerpo.

La Fibromialgia se presenta en 2% de la población y afecta 8 veces más a las mujeres que a los hombres. 

¿Qué causa la Fibromialgia?

Actualmente, se reconoce que una causa importante de esta enfermedad es un mal funcionamiento del sistema nervioso que aumenta la sensibilidad al dolor.4 También se encuentran alteraciones en algunas de las sustancias que circulan en el sistema nervioso, llamadas neurotransmisores y en el flujo sanguíneo cerebral.  

¿Cuáles son sus síntomas?

Las 3 características principales son: dolor, fatiga y alteraciones del sueño.  

Las personas con Fibromialgia padecen mucho dolor ante un estímulo que normalmente causaría poco dolor, así como dolor en respuesta a estímulos no dolorosos (como el roce de la ropa sobre la piel).  

Describen mucha fatiga que se presenta más en las mañanas, también se asocia a una mala calidad de sueño, ya sea con dificultad para conciliarlo o con despertares frecuentes. También se puede presentar rigidez, sensibilidad en la piel, dolor después de un esfuerzo, colitis, dolor de cabeza, mareo y alteraciones del ánimo.  

¿Cómo se trata la Fibromialgia?

A pesar de ser una enfermedad crónica y compleja, existen intervenciones farmacológicas y no farmacológicas que pueden beneficiarle.

Su médico le indicará cuál es el tratamiento más adecuado para usted.

También pueden utilizarse terapias psicológicas que fortalecen la confianza en sus capacidades y le enseñan métodos para lidiar con las situaciones de estrés. 

¿Cuáles son las alternativas de tratamiento farmacológico?

Consulte a su médico acerca de las opciones farmacológicas aprobadas en Venezuela para el tratamiento de la Fibromialgia, pregunte sobre aquellos que actúan a nivel de Sistema Nervioso Central, con lo cual reduce el dolor, la fatiga, las alteraciones del sueño y la ansiedad de las pacientes con Fibromialgia. 

 Acciones más allá del tratamiento

Reduzca su estrés. Desarrolle un plan para evitar o limitar el estrés emocional. Trate de estar relajado y de no cambiar su rutina por completo. Cuando las personas con Fibromialgia abandonan por completo sus actividades, los síntomas tienden a empeorar. Pruebe con técnicas de manejo de estrés como ejercicios de respiración o meditación. 

Trate de dormir lo suficiente. Trate de irse a la cama y levantarse a la misma hora todos los días y limite las siestas durante el día. 

Ejercítese regularmente. Comience lentamente a un nivel tolerable, después puede ir incrementando la intensidad del esfuerzo y su duración.2 Al principio el ejercicio puede incrementar el dolor que siente, pero al realizarlo regularmente sus síntomas disminuirán. Algunos ejercicios apropiados son caminar, nadar, andar en bicicleta o ejercicios aeróbicos acuáticos. Un terapeuta físico puede ayudarle a desarrollar un programa de ejercicios en casa, de acuerdo a su caso. 

Mantenga un estilo de vida saludable. Coma sólo alimentos saludables, limite su ingesta de cafeína. Realice alguna actividad que disfrute y le haga sentir bien todos los días.

Comparta información a su familia, amigos y compañeros de trabajo sobre lo que usted padece. Siempre es bueno saber que no se está solo. También existen organizaciones que pueden proporcionarle ayuda y promueven el contacto con otros pacientes que pueden entender lo que usted está pasando.

Consulte a su Médico: Infórmese sobre los tratamientos farmacológicos innovadores aprobados en Venezuela para el tratamiento de la Fibromialgia, uno de los padecimientos más comunes de dolor crónico y generalizado en el mundo.

CONSULTE A SU MÉDICO, él podrá darle la mejor opción para usted.

Relacionados

Deja un comentario