Venezuela hosting

Wyndham Concorde Margarita respalda al arte neoespartano

Su primera colección con obras locales se muestra en sus espacios Wyndham Concorde Margarita respalda al arte neoespartano

El hotel aspira ser una vitrina internacional, impulsando el arte como un elemento que comunica la expresión cultural de la sociedad neoespartana

Las nueve obras forman parte de la primera colección adquirida por el Hotel Wyndham Concorde Resort Isla Margarita, la cual proyecta ampliar durante el año

Dentro de su filosofía de valor compartido, el Hotel Wyndham Concorde Resort Isla Margarita se ha propuesto impulsar el arte local, como un elemento que comunica la cultura de la sociedad neoespartana. Con ese objetivo dio inicio a una colección de arte conformada por piezas de artistas plásticos del estado Nueva Esparta y que está exhibida de manera permanente en sus espacios.
“Sumamos nuestra contribución como desarrollo turístico a la parte más sublime aportada por la sociedad, que es la expresión del arte. Para nosotros, tener arte local ha sido una suerte de unión valiosa con la proyección de la neo-espartanidad, expresada en nuestros espacios”, destacó Carlos Pérez Schael, socio director del Hotel Wyndham Concorde Resort Isla Margarita.
Esculturas, pinturas y fotografías conforman la primera colección, permanentemente expuesta, del Hotel Wyndham Concorde Resort Isla Margarita, que reúne a artistas del estado Nueva Esparta. Con esta iniciativa, el hotel valora y promueve el talento en la isla, en donde nueve virtuosos intervinieron los espacios del emblemático hotel.
Los artistas Humberto Cazorla, Jenny Al Nadaff, Maribel Briceño, Frank Mata, Carlos Susana, Carlos Calderón, Mercedes Ramírez y José Voglar se han inspirado en la isla para el desarrollo de este proyecto. Algunos de los autores son oriundos de la entidad, mientras que otros migraron de tierra firme convirtiendo a Margarita en su hogar y lugar de trabajo. Caso aparte es el de Elena Gil, autora de las serigrafías presentes en las habitaciones, quien es una asidua visitante de la isla desde hace más de 40 años.
La selección de los artistas y obras de arte inició a partir de una propuesta en conjunto con los arquitectos proyectistas de la renovación del hotel, Juan Carlos Láncara y Vicente Antonorsi -quien además es escultor-, ambos integrantes de Añil Arquitectura.
“Queríamos tener obras de artistas de la Isla de Margarita. Al principio teníamos la incógnita de cuántos artistas habría en la región y qué tipo de manifestación artística tendrían. Nos sorprendimos muy positivamente cuando se hicieron contactos locales y se lograron 60 propuestas de artistas de la región”, afirma Pérez Schael.
El socio director del Wyndham Concorde Resort Isla Margarita agregó que la colección de la institución se ampliará durante el presente año. Asegura que el hotel seguirá trabajando en apoyo al desarrollo del arte en la isla, a través programas especiales y diversas actividades.
Sobre las obras
“Dulce emanación de la vida” de Humberto Cazorla es una alegoría a los apiarios con elementos que aluden a abejas subiendo por ellos.  El corpóreo exterior representa los panales donde se aloja la miel. La obra se ubica en el espejo de agua que sirve de horizonte a una amplia área del lobby del hotel.
Dulce emanacion de la vida - Humberto Cazorla
“Migración” de Jenny Al Nadaff es una escultura móvil que atavía el espacio central de la escalera que da hacia los salones. La autora señaló que su obra está de alguna manera conectada a lo que ha sido su trayectoria como creadora y a su historia familiar, “porque todos migramos”, dijo.  “Nos vamos mudando a dónde crees que puedes crecer y no siempre sabemos dónde nos vamos a quedar.  Tienes que salir, tienes que migrar, para que puedan verte a ti y a tu talento.  Los peces migran; buscan mejores aguas”, añadió.
Obra-de-Jenny-Al-Nadaff
“Cacao” de Maribel Briceño consiste en un grupo de imágenes fotográficas en primer plano de la flor del cacao, realizada sobre las plantaciones de ese fruto en Chuao, estado Miranda. La obra se encuentra ubicada en una de las áreas del Restaurant Marea. La artista confiesa que al llegar a Chuao, en una convocatoria de artistas margariteños, descubrió que era una persona de pequeños detalles.
Maribel-Briceño
“Manglares” de Frank Mata es producto de años de un ejercicio casi diario de visualización del manglar,  en un intento por trasladarlo a la tela de una manera conceptual, donde cada ramita, cada hoja, cada raíz se transforma en un macro mundo, con su diversidad de texturas y tonalidades. La obra viste, hoy, una de las paredes del lobby del hotel.
Franklin-Mata
“Cardumen del Concorde” de Carlos Susana es un mural de 24 metros de largo, de profundos azules que sirven de escenario a un cardumen de peces. El mural, dividido en cinco piezas, se vislumbra a dos pisos de altura en la zona del lobby que da paso a las terrazas. “Ellos querían experimentar si se podía hacer algo allí y yo de inmediato lo vi como un reto.  Les tomé la palabra, envíe mis propuestas y les gustó”, destacó Susana.
Carlos-Susana
“Festín en el morro” de Carlos Calderón se inspira en el mundo marino. Para él, los pelícanos están en todos lados y son personajes, como mascotas de los pescadores que hacen vida con ellos. Se pueden encontrar en los muelles y hasta dentro de una pescadería; pero sobre todo, forman parte de los recuerdos de la infancia del artista. La obra es antesala al bar y al restaurante del hotel, que se expresa de lo figurativo a lo abstracto “como siete o nueve pelícanos que están conversando”, confiesa el artista.
Carlos Calderon-Festin en El Morro_opt
“La Virgen de la Abundancia” de Mercedes Ramírez representa a la Virgen del Valle. El traje está sugerido en un material que semeja la nasa del pescador. Para la artista, lo más hermoso de su virgen es su transparencia de agua, que deja imaginar el mar con sus algas, sus conchas y sus riquezas. Todas las representaciones de la Virgen del Valle tienen tres elementos característicos: su corona, su medallón y su rosario.  En la obra concebida por Ramírez, la corona es de latón dorado bordada de perlas; el medallón, donde está ella representada en miniatura, está elaborado de fino alambre dorado; y su rosario de perlas, está terminado en un pez en vez de una cruz. La pieza tiene como soporte el color arena del mármol propio de la pared del lobby del hotel, y el retablo de madera azul le sirve de fondo de mar.
Mercedes-Ramírez
“El Tirano” de José Voglar es una panorámica de pequeñas embarcaciones margariteñas que se encuentran fuera del agua, posadas sobre la orilla, que hoy sirve de horizonte a los comensales del restaurante Marea. “Esa es la isla vista desde el mar, donde todo ya está preparado para la faena del día”, dijo el artista.
Jose-Voglar
“Serie: Botes Varados” de Elena Gil hoy decoran las habitaciones del hotel. Según la artista, quería que esta serie reflejara el espíritu de la isla. “Con ese concepto en mente, decidí hacer una propuesta con el mar y los botes, un binomio inseparable. Cuando están flotando en el mar sólo puedes apreciar una parte de ellos; en cambio, los botes varados son imponentes. Es allí, sobre la arena, donde puedes ver su magnitud real, su verdadero volumen, donde puedes realmente apreciar su hechura y su escala en relación con el hombre que lo construyó”, dijo Gil.