Educación Internet 

En la capacitación está el secreto

Por: Elba Medina – Vicepresidente Oracle University

Las tecnologías de la información se caracterizan por una rápida evolución. A diferencia de muchos otros, este sector cambia constantemente y tiene altos componentes de innovación, especialmente con empresas que comienzan a moverse hacia la nube. El producto que hoy es considerado innovador puede tener un dramático cambio el próximo año. El reto de los profesionales que interactúan en esta industria es el de conocer cada innovación y las nuevas funcionalidades que a diario se incorporan en el dinámico mundo de la tecnología.

La masificación del Internet trae una oportunidad única de educación para que las personas se capaciten, amplíen sus horizontes y ejerzan mayor eficacia en su labor corporativa y en su vida personal. Esta oportunidad genera diferentes alternativas para que aquellos que quieran destacarse en un competido mundo laboral desarrollen sus habilidades, sin que ello signifique una inversión onerosa.

En un reciente estudio de Pearson VUE Value of IT Certification Survey,  38% de profesionales en TI dicen que las certificaciones les permiten cumplir complejas tareas con mayor confianza.

Una certificación de calidad, emitida por empresas como Oracle, no solo declara la el conocimiento de un producto o servicio, sino que también permite destacarse e incrementar la reputación de aquel que la presenta. Profesionales de diferentes áreas pueden certificarse en los productos que utiliza y obtener títulos superiores a una especialización, ya que las certificaciones entregan credibilidad profesional, evidencian el conocimiento adquirido y la experiencia.

La mencionada encuesta de Pearson VUE recibió casi 28,000 respuestas de empleados en 26 de las principales organizaciones de TI del mundo, y 88% de estos profesionales recomiendan a colegas certificarse cuando se habla de una carrera o avances de su profesión. (Más información sobre la encuesta en el blog de certificación de OU en https://blogs.oracle.com/certification/the-value-of-it-certification)

Al obtener certificaciones oficiales a través de cursos dictados por las propias compañías y fabricantes, se encuentra el valor agregado de esta experiencia educativa mientras se aprende a través de una metodología que ha sido creada específicamente para maximizar el uso de las nuevas tecnologías. Adicionalmente, el contar con un certificado genera un valor diferencial al alumno que toma el curso, lo que hace que su hoja de vida se destaque frente aquellos que no tienen cómo comprobar que se completaron dichos estudios, o del conocimiento de determinadas herramientas informáticas.

Las “insignias digitales” son ofrecidas por varias de las organizaciones de TI líderes en el mundo y representan un respaldo que ayuda a los gerentes de contratación, y a los solicitantes de empleo, a comprobar su conocimiento. Estas insignias pueden ser validadas en tiempo real y tienen credibilidad instantánea. Además, pueden ser compartidas en todas las redes sociales para obtener más visibilidad. (Más información sobre las certificaciones aquí y sobre las insignias digitales aquí)

En promedio, aquellos miembros de LinkedIn que exhiben sus certificaciones obtienen hasta seis veces más de “views” en sus redes, lo que crea nuevas oportunidades en la búsqueda de empleo y genera credibilidad para los empleadores. (Fuente acá)

Estamos en la era del conocimiento y la información es la columna vertebral de las empresas. Las habilidades para manejar y dominar programas informáticos pueden hacer la diferencia e influir una decisión sobre si un candidato es apto o no para un determinado cargo.

Un programador de Java SE8, llamado Saint Paul Tinga, certificado en Oracle, dice que “después de recibir la certificación e incluir la insignia digital en el perfil de LinkedIn, dos CEO de empresas locales me contactaron para ofrecerme trabajar en dos proyectos”, añadiendo que “en cualquier parte que vayas, la gente siente que se tienes autoridad tu campo de acción”. (Más información en este link)

Un profesional que tiene certificaciones emitidas por fabricantes de talla mundial tiene una ventaja competitiva que expande los horizontes y las posibilidades laborales, además tener una valides en diferentes países del mundo.

Cómo, cuándo y dónde certificarse

Antes de comenzar, es necesario identificar a dónde se quiere llegar, cuál es el objetivo y los pasos a seguir para lograrlo. Una vez identificados estos puntos, la siguiente acción es establecer cuáles conocimientos hacen falta para lograr el objetivo. Así nace el plan de estudio.

Es de gran importancia analizar la oferta de capacitación e identificar cuál es la que más conviene, bien sea por el tipo de capacitación, ubicación geográfica o por sus instructores. También es crucial comprobar que la institución que se elige es avalada por el fabricante del producto, de esta manera se garantiza la calidad de la certificación y se amplían las posibilidades para cumplir las metas trazadas.

Es recomendable que las personas inviertan en su desarrollo, en su capacitación y logren posicionar sus conocimientos para que puedan destacarse profesionalmente. Las certificaciones que avalan competencias son fundamentales. Realizar estudios en lugares con el respaldo del fabricante y que utilicen metodologías probadas, son una garantía para un aprendizaje sólido y con validez en el mercado.

No existe un momento especial para capacitarse. Los nuevos retos profesionales no esperan, solo las personas que estén preparadas y puedan evidenciar que son expertos podrán disfrutar de los beneficios que ofrece la especialización en el mundo de la tecnología.

Relacionados

Deja un comentario