Portrice WarrenApple Educación 

Apple ofrece recursos educativos para un año sin igual

La Iniciativa de Educación Comunitaria ayuda en la programación, creatividad y adaptación al entorno de enseñanza a distancia

Portrice Warren, profesora de ciencias sociales de cuarto año del Distrito Escolar de la Ciudad de Birmingham, se prepara para iniciar el ciclo escolar a distancia y tiene muy claro los retos que debe enfrentar este año.

“Como docente, entiendo el rol fundamental que tendrá la planificación para mí, pero con los recursos de Apple estoy diseñando una hoja de ruta para poder avanzar con mis alumnos”, comenta Warren. “También sé que es importante mantener la calma, porque tendré 64 alumnos y más de 100 padres a los que tendré que alentar”.

Warren es una de los casi 500 docentes que participaron en la gran academia de programación virtual de verano organizada en el marco de la Iniciativa de Educación Comunitaria (CEI) de Apple, diseñada para ofrecer oportunidades de programación, creatividad y desarrollo de la fuerza de trabajo a estudiantes de todas las edades y a comunidades que tradicionalmente han tenido un acceso limitado a la tecnología. Apple facilita y apoya los programas de la CEI en 24 ciudades y regiones de Estados Unidos, 21 de las cuales con una población predominante de estudiantes afroamericanos y latinos. Como parte de la CEI, Apple también anunció recientemente la expansión de su alianza con universidades y colegios universitarios que históricamente admiten estudiantes negros. 

Portrice Warren, profesora del Distrito de Escuelas de la Ciudad de Birmingham.
El proyecto de Educación Comunitaria de Apple ofrece a Portrice Warren, profesora de las Escuelas de la Ciudad de Birmingham, acceso a oportunidades de aprendizaje profesional continuo y a una comunidad de docentes para compartir las mejores prácticas de aprendizaje a distancia.

El objetivo de la academia de programación de este año era no sólo ofrecer a los docentes las herramientas para programar y enseñar a programar, sino hacerlo en un entorno en el que el aprendizaje a distancia se considera la nueva normalidad. Es sólo una de las muchas maneras en que Apple usa su programa de la CEI para ayudar a los profesores a prepararse para un año escolar muy particular: organizando oportunidades para que pudieran entender cómo es el aprendizaje a distancia para sus alumnos y solucionar los problemas antes del inicio de clases. 

A lo largo de la semana de la academia de programación virtual, Warren y el resto de docentes asumieron el papel de estudiantes y trabajaron juntos de forma remota usando las herramientas de Apple, entre ellas los planes de estudio de Programación para Todos y Desarrollo en Swift, para diseñar apps que resuelven problemas del mundo real, un enfoque denominado aprendizaje basado en desafíos.

Warren cree que el aprendizaje basado en desafíos y las demás herramientas de Apple que usó en la academia de programación supondrán un cambio radical para sus alumnos y les ayudarán a adaptarse a la enseñanza a distancia.

“Especialmente en esta transición hacia el aprendizaje a distancia en la que los estudiantes no comparten el aula física con sus amigos, el aprendizaje basado en desafíos se perfila como una de las herramientas que permitirá potenciar el aprendizaje de mis alumnos”, señala Warren, que ya utiliza apps de Apple como Clips en sus clases. “Para mí, este método es una una herramienta de motivación. Puedo usar Keynote en todo mi plan de estudios para dar a los alumnos la libertad de aprovechar lo que saben y explotar sus propios talentos, su propio estilo de aprendizaje, para recrear el conocimiento a su manera”.

Dentro de diez años, quiero que mis alumnos recuerden el poderoso impacto que tuvo en ellos el aprendizaje a distancia y lo positiva que fue esta transición.

Birmingham forma parte del programa de la CEI desde el año pasado y es un ejemplo de lo que se puede lograr cuando una comunidad se une con una misión común. Apple trabajó con el Sistema de Escuelas de la Ciudad de Birmingham, la Ciudad de Birmingham y otros socios comunitarios y corporativos para lanzar Ed Farm, un proyecto innovador de educación diseñado para ofrecer estrategias de aprendizaje innovadoras y oportunidades de programación a las comunidades menos favorecidas de la ciudad. Ed Farm les dio a profesores como Warren la oportunidad de reforzar el conocimiento y el uso de las herramientas de programación y creatividad de Apple, y colaborar con otros profesores para incorporar esos recursos a sus planes de estudio.

El año pasado, Warren se unió al primer grupo de becarios de Ed Farm, educadores que se destacan por su pasión por las técnicas creativas de aprendizaje. 

“La alianza con Ed Farm me ha dado ese impulso adicional, esa energía extra para motivar el aprendizaje de mis estudiantes en el aula”, explica Warren. “Desde que comenzó la pandemia, nos acompañaron y apoyaron en cada paso que dimos. Puedo volver en cualquier momento y decir: ‘Oye, traté de hacer esto y de aprender esto otro, pero no pude. ¿Pueden ayudarme?’ Y sé que están ahí cuando los necesito”. 

Aprovechando la tecnología y los recursos patrocinados por la CEI y Ed Farm, Warren y su colega Karita Sullen se asociaron con el Instituto de Derechos Civiles de Birmingham para iniciar un programa llamado Cultivate Change (Cultivemos el Cambio), que ayuda a los estudiantes a superar los conflictos raciales y expresar sus sentimientos en un mundo donde deben enfrentar una pandemia de salud pública y la injusticia racial sistémica a la vez.

“Queríamos poder ofrecer un espacio seguro a nuestros estudiantes, porque la historia no se aprende sólo en los libros de texto”, nos dice Warren. “Si en medio de la confrontación directa pueden aplicar algunas de las estrategias que están aprendiendo en estos cursos para resolver problemas y superar los desafíos que enfrentan en sus comunidades, entonces todo habrá valido la pena”. 

Portrice Warren usando una MacBook Pro y un iPad.
Durante este verano, Portrice Warren y otra profesora de las Escuelas de la Ciudad de Birmingham crearon un plan de estudios interactivo para dar a sus estudiantes la oportunidad de hablar sobre cuestiones raciales y justicia.

Durante el verano, los profesores organizaron reuniones semanales a distancia donde los estudiantes podían expresar sus sentimientos y pedir ayuda. Ahí Warren vivió el cambio casi inmediato de un estudiante que había tenido muchos problemas académicos durante el ciclo escolar.

“Tenía una actitud positiva y un gran sentido de la responsabilidad, no faltó a una sola reunión, y creo que la tecnología contribuyó mucho para que así fuera”, comenta Warren, que tiene previsto volver a poner en marcha el programa Cultivemos el Cambio en el semestre que comenzará en otoño. “Él es más retraído en persona, pero el aprendizaje a distancia lo ayudó a desarrollar más confianza, a tal punto de que realmente quería participar en todo”.

Como respuesta a la pandemia del COVID-19, Apple también lanzó CEI Learning Series, un espacio virtual que reúne a cientos de profesores de todo el país para compartir las mejores prácticas de aprendizaje a distancia. Warren ya está aplicando las herramientas y estrategias adquiridas a través de Ed Farm y de la Academia de Programación de la CEI, y planea asistir a los eventos de CEI Learning Series programados para este otoño. Después de más de 30 años de docencia, reconoce la importancia de este momento y de su misión.

“Dentro de diez años, quiero que mis alumnos recuerden el poderoso impacto que tuvo en ellos el aprendizaje a distancia y lo positiva que fue esta transición”, asegura Warren. “Habrá muchos desafíos, pero no permitiré que mis estudiantes se queden atrás. Sé que tendremos que trabajar muy duro, pero a la larga, habrá valido la pena. Y mi único objetivo es continuar invirtiendo en el futuro de mis estudiantes”. 

Relacionados

Deja un comentario