salud-ocupacionalSalud 

Una cirugía sin huellas contra la obesidad

Convocado por la Federación Mundial de la Obesidad, cada 4 de marzo se celebra el Día Mundial contra esta dolencia que, de acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), ya ha alcanzado proporciones epidémicas a escala global.

La obesidad no es otra cosa que el exceso anormal de tejido graso en el cuerpo, pero puede acarrear enfermedades adicionales nocivas para el organismo. Este exceso no discrimina género ni edad y va deteriorando la expectativa de vida de quien la padece. La obesidad perjudica además las relaciones interpersonales y la autoestima, facilitando la aparición de cuadros de depresión y otros aspectos psicológicos de importancia que pueden comenzar incluso desde la infancia.

Se estima una cifra de 600 millones de personas obesas y mil 400 millones con sobrepeso en todo el mundo, lo que ha llevado a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a señalar que esta crisis sanitaria ha alcanzado proporciones epidémicas a escala global.

Para tomar conciencia de las repercusiones de este fenómeno, cada 4 de marzo se celebra el Día Mundial contra la Obesidad, recordando que esta problemática de salud conlleva a patologías graves como hipertensión arterial, diabetes tipo II, índices elevados de colesterol y triglicéridos, complicaciones osteoarticulares, apnea del sueño y problemas cardiovasculares, entre otros.

Mantener un estilo de vida saludable

De acuerdo con el doctor Argenis Chaparro Madriz, cirujano especialista en obesidad y cirugía bariátrica de la Unidad Bariátrica y Metabólica (UBAM), es muy importante mantener hábitos alimentarios saludables y practicar actividades físicas de forma recurrente. “Es lo que te va a garantizar mantenerte sano, con un peso adecuado. El tema de operarse para eliminar la obesidad nunca es la solución, pero es una ayuda. Si desea adelgazar, el paciente tiene que trabajar primero en sus hábitos, cambiar su forma de ver la vida”, afirma.

“Si aumento el consumo de calorías y lo llevo a un nivel superior a lo que debería comer, la cantidad de calorías va a aumentar y a transformarse en grasa en el cuerpo, más aún si no hacemos ningún tipo de actividad física y pasamos el 80 % del tiempo sentados frente a una computadora”, ejemplifica el doctor Chaparro Madriz.

Una ayuda que ha evolucionado con el tiempo

En cuanto a los medios quirúrgicos para ayudar a los pacientes con obesidad, explica el especialista que la cirugía bariátrica implica procedimientos extraordinarios que posibilitan a la persona recuperar su salud y su vida. Estas técnicas han alcanzado una evolución impresionante.

Hoy por hoy, la gran mayoría de las cirugías no ameritan abrir la cavidad abdominal de un paciente. Se pasó de una cirugía abierta a un procedimiento laparoscópico, con pequeñas incisiones de aproximadamente 0.5 mm a 1 cm de longitud, en diferentes partes del abdomen, para intervenir a través de una serie de pinzas, introduciendo una cámara conectada a un monitor y visualizar todo lo que está internamente.

Comenta el especialista que, anteriormente, para hacer una cirugía bariátrica tipo by pass gástrico, se hacían seis o siete incisiones. “Al hablar de cirugías de puertos reducidos o puerto único, queremos decir que ahora se realizan dos incisiones. El abordaje y la capacitación del cirujano, ha hecho que estas técnicas evolucionen como para hacer cirugías tan emblemáticas como la bariátrica a través de menos cantidad de heridas”.

Explica el doctor Chaparro Madriz cómo ha logrado realizar, por ejemplo, mangas gástricas a través de una sola herida en el fondo del ombligo: “Gracias a un dispositivo llamado Gelpoint, me permite ubicar una serie de troqueres para acceder a través del ombligo y hacer el procedimiento. Al finalizar la cirugía la herida queda en el fondo del ombligo; Se trata de una cirugía sin huella, una técnica muy laboriosa, pero con muchos beneficios desde el punto de vista estético.

Advierte el doctor Chaparro Madriz que el médico que realiza ese tipo de “cirugía de puertos reducidos o puerto único”, debe ser un cirujano experimentado, que haya cumplido con su curva de aprendizaje, pues es mucho más laboriosa y amerita mucha más habilidad quirúrgica por parte del especialista.

“Si el paciente desea hacerse un procedimiento de este tipo, primero debe buscar información sobre el médico que le está planteando la cirugía; que sepa dónde se formó, quién es y cuál es la experiencia que tiene el médico”, aconseja el cirujano al tiempo que recuerda que UBAM es una unidad que le brinda atención médica integral al paciente con obesidad, contando con todas las especialidades para apoyarlo, incluyendo un nutricionista deportivo y un psicólogo, expertos en obesidad, además de un calificado equipo de profesionales provistos de los más modernos  equipos.

Relacionados

Deja un comentario